Cambio de formato en la Copa Mundial de Fútbol

El pasado martes por la mañana se reunía el Comité de la FIFA y anunciaba un cambio que ya se venía sopesando desde la elección de Gianni Infantino como presidente de la institución: el aumento de los participantes en la Copa Mundial de Fútbol de 32 a 48 selecciones. Esto significa que en futuros mundiales participarán 16 conjuntos más que en los disputados con el formato actual.

Copa mundial de futbol

El cambio de formato será introducido a partir del mundial de 2026, por lo que tan solo quedan dos mundiales con el formato actual: Rusia 2018 y Qatar 2022.

Para posibilitar la participación de semejante cantidad de selecciones, se ha diseñado el siguiente formato: 16 grupos de tres selecciones cada uno, de las cuales se clasificarán dos para las eliminatorias posteriores. Así pues, la fase de grupos dará paso a las eliminatorias de dieciseisavos de final y las selecciones se enfrentarán para tratar de alcanzar los octavos, cuartos, semifinales y la gran final.

Al aumentar los equipos aumentan también los partidos disputados, de manera que se jugarán 80 partidos, 26 más que los que se disputan con el formato vigente. Sin embargo, aunque el número total de partidos aumente, los equipos que lleguen a la final (serán los que más partidos jueguen) disputarán el mismo número de partidos que con el anterior formato: siete (dos enfrentamientos en la fase de grupos y cinco eliminatorias).

Copa mundial de futbol

Ya en la pasada Eurocopa de 2016 la UEFA introdujo un cambio de este tipo, viéndose incrementado el número de participantes de 16 a 24.

Las reacciones en el mundo del fútbol no han tardado en sucederse y, salvo contadas excepciones, lo han hecho para criticar duramente esta innovación en el torneo, ya que el pensamiento general es que la decisión se ha tomado únicamente por motivos económicos y políticos.

El cambio de formato tendrá consecuencias positivas y negativas en el desarrollo del torneo y en este post  hemos querido señalar algunas de las más importantes.

Beneficios del cambio de formato en la Copa Mundial de Fútbol

Países más pequeños o con menor nivel futbolístico tendrán la oportunidad de estar representados en una Copa Mundial de Fútbol. Selecciones de menor nombre lucharán por realizar una hazaña y llegar lo más lejos posible, como ya hicieran Gales o Islandia en la pasada Eurocopa de Francia, lo que se traduce en un aumento del interés por este deporte en países en los que no es considerado el “deporte rey”.

También hay que tener en cuenta que la emoción en la fase de grupos se verá incrementada al suprimir el tercer partido (que para la mayoría de selecciones más potentes suele ser intranscendente) y añadir una ronda más de eliminatorias en su lugar.

Detrás de esta decisión también hay condicionantes extradeportivos. Y es que, aunque para el mundo del fútbol y los aficionados en general puede resultar irrelevante, la FIFA incrementará sus ingresos notablemente, lo cual es uno de los principales motivos de esta transformación, aunque la FIFA no lo reconozca de manera oficial. De hecho, se calcula que este incremento supondrá hasta un 30% extra o lo que es lo mismo, entre 600 y 700 millones de euros más.

Consecuencias negativas del cambio de formato en la Copa Mundial de Fútbol

Al aumentar la dimensión del mundial en cuanto a selecciones participantes, partidos disputados y número de aficionados, los países algo más modestos no podrán encargarse por sí mismos de la organización de un  torneo de semejantes dimensiones. La alternativa que propone la FIFA es que, en estos casos, sea organizado por varios países del mismo continente pero en este caso perdería atractivo para los organizadores y supondría un incordio para los participantes y aficionados desplazados.

El nivel de muchas selecciones será bajo en comparación con las habituales en torneo internacionales, por lo que habrá gran cantidad de partidos con diferencias notables que acabarán en goleada y perderán emoción, tal y como ocurre en las fases de clasificación previas que se disputan durante el año.

Además, con este formato de tres equipos por grupo sería mucho más sencillo “arreglar” el tercer partido entre los participantes para clasificarse ambos y eliminar al otro componente del grupo que no juega. Ante esta obviedad la FIFA ya se está planteando medidas disuasorias para evitar este tipo de acuerdos, como resolver los empates por penaltis en la fase de grupos o que el cabeza de serie juegue los dos primeros partidos del grupo.

Evolución histórica del formato de la Copa Mundial de Fútbol

Aunque la modificación del formato ha originado un gran revuelo, lo cierto es que este tipo de cambios han sido habituales a lo largo de la historia de los mundiales de fútbol desde que comenzaron a organizarse en el año 1930.

Se podría decir que ha habido cuatro cambios de formato de este tipo en la competición de la copa del mundo.

El primer mundial, el de Uruguay 1930, contaba con tan solo 13 selecciones pero una edición después, para Francia 1934 ya llegaría el primer incremento en el número de participantes, llegando a los 16 conjuntos.

El formato de 16 selecciones fue el más longevo hasta la actualidad ya que se mantuvo durante doce ediciones, pero se volvió a ampliar hasta los 24 países para el mundial organizado por España en 1982.

Finalmente y tras cuatro ediciones, se daría paso al último incremento hasta la fecha de hoy: el torneo de 32 selecciones que conocemos en  la actualidad y que fue estrenado en Francia 1998.

Copa mundial de futbol

Queda claro que las modificaciones en el formato de los torneos para dar cabida a un mayor número de selecciones y seguir evolucionando son algo habitual en este tipo de competiciones. Sin embargo cabe destacar que el de 2026 va a ser el cambio más radical de los habidos hasta el momento ya que la ampliación de plazas en el torneo (16) supondrá el doble de lo que supuso la ampliación más importante hasta el momento (8). Por lo tanto podemos suponer cuales serán algunas de las consecuencias como hemos hecho en este post, pero estas suposiciones siempre quedarán en duda por la ausencia de un precedente de tales dimensiones.