Diego y Gaby Milito, unidos de nuevo por el Real Zaragoza

Estrenamos una nueva sección llamada “últimos ídolos zaragocistas” que irá dirigida, como su propio nombre invita a sospechar, a recordar algunos de los últimos grandes jugadores que han pasado por la entidad blanquilla. Y por ser el primer post de la sección, traemos doble ración al estrenarlo con los hermanos Milito.

La historia de los Milito

Diego y Gaby Milito comenzaron a dar sus primeras patadas a un balón juntos, en el Club Argentino de Quilmes, ya que tenían edades muy próximas (Diego es un año mayor que Gaby) pero en seguida separaron sus trayectorias futbolísticas. Gaby tomaría el camino de Club Atlético Independiente mientras que Diego haría lo propio con Racing Club, los dos rivales del clásico de Avellaneda y dos de los cinco equipos más grandes de Argentina.

Pero el destino quiso que, dos hermanos que habían comenzado a jugar juntos y habían separado sus caminos para ser máximos rivales durante toda su juventud, volvieran a juntarse en un mismo vestuario en España. Que mejor lugar que el Real Zaragoza, que por aquel entonces (antes de adentrarse en el desastre deportivo e institucional que le ha caracterizado durante la última década), era uno de los equipos que mejor se movían en el mercado de jugadores argentinos.

Aparte de coincidir en el campo como zaragocistas y en la Selección argentina, también lo hicieron varias veces como rivales. Concretamente fueron seis los enfrentamientos entre los dos hermanos: tres clásicos de Avellaneda, dos Real Zaragoza – FC Barcelona en la temporada 2007-2008 y el FC Barcelona – Inter de Milán de semifinales de Champions League en el Camp Nou.

Milito

En unos de estos clásicos protagonizaron una anécdota curiosa: Gaby frenó en falta la carrera de un atacante de Racing cuando este se dirigía hacia la portería y Diego fue a pedir al árbitro la expulsión de su hermano, gesto que no sentó nada bien al defensor.

Gaby Milito, “el Mariscal”

Durante el verano de 2003, el mismo en que vinieron jugadores de la talla de Savio Bortolini, David Villa o Leo Ponzio, el Real Zaragoza fichaba a Gabriel Milito tras ser rechazado por el equipo médico del Real Madrid, que alegaba riesgo de lesión en su rodilla derecha, ya que había sufrido una rotura del ligamento cruzado anterior dos temporadas antes.

Gaby era el prototipo de central que gusta a aficiones con buen paladar futbolístico y La Romareda es, sin duda, uno de esos estadios acostumbrados a ver pasar por sus filas a jugadores de talla mundial. Como no podía ser de otra manera, enseguida se metió a la afición en el bolsillo gracias a sus cualidades futbolísticas, su visión a la hora de dar salida al balón desde atrás, su potencia y anticipación… pero lo que más cautivó a los aficionados zaragocistas fue su carácter y su liderazgo, que le llevarían a ser capitán.

Más allá de sus cualidades individuales y su juego, Gaby contribuyó a ganar, en 2004, los dos últimos títulos de la historia del Real Zaragoza: la Copa del Rey frente al Real Madrid de “los galácticos” y la Supercopa de España frente al Valencia CF campeón de liga.

Finalmente, y tras cuatro temporadas siendo un ídolo en Zaragoza, fichó por el FC Barcelona, donde, pese a no jugar todo lo deseado por culpa de su rodilla (si, la culpable de que el Real Madrid descartara su fichaje cuatro años atrás), completó un palmarés envidiable y al alcance de solo unos pocos, logrando entre otras cosas, el único “sextete” de la historia. Además, en Barcelona fue reconocido por su contribución a estos logros desde la grada y el vestuario debido a su carácter y liderazgo del que os hablaba antes.

Milito

Diego Milito, “el Príncipe”

Llegó en la temporada 2005-2006 para suplir a David Villa, último gran artillero que había pasado por La Romareda hasta el momento y que, a la postre, se convertiría en el máximo goleador español de todos los tiempos.

Aunque no ganó ningún título en Zaragoza, dejó una gran cantidad de goles (de ahí que fuera conocido en la capital aragonesa como “Diegol” Milito), alcanzando las 61 dianas en 126 partidos oficiales, de las cuales cuatro quedarán para la historia por el “póker” que le endosó al Real Madrid en La Romareda en el famoso 6-1.

Quizás las condiciones de Diego no eran innatas como las de su hermano Gaby, pero a base de trabajo y el perfeccionamiento de su fútbol logró convertirse en uno de los mejores delanteros del mundo, destacando entre sus principales cualidades su forma de desmarcarse y la manera en que definía cara al gol. Además, el carácter parecía ir ligado al apellido, ya que también iba sobrado de garra y liderazgo y capitaneó al Real Zaragoza durante su etapa en el club.

Diego abandonaría el Real Zaragoza cuando el club descendió a Segunda División en el año 2008 rumbo al Genoa donde una sola temporada le bastó para que el Inter desembolsara 25 millones por su fichaje. Si en Zaragoza tuvo la difícil tarea de suplir a un goleador como David Villa, el reto en Milán no se quedaba atrás: hacer olvidar a Zlatan Ibrahimovic. No solo lo consiguió, sino que además estuvo a punto de igualar la gesta del sextete de su hermano Gaby quedándose a tan solo un título de conseguirlo, pero teniendo un papel mucho más importante en cuanto a participación y aportación al juego del equipo.

Todos los equipos por los que pasó Diego Milito mejoraron notablemente su nivel para verlo reducido de nuevo tras la marcha del delantero. Especialmente llamativo es el caso de Racing, de donde salió en 2001 tras ganar el torneo Apertura y a raíz de ahí los albicelestes no volvieron a ganar ningún torneo hasta que el Príncipe volvió a casa por la puerta grande, haciendo campeón al club de sus amores en 2014.

Milito

Estos fueron dos de los últimos grandes movimientos en el mercado antes de entrar en el mayor declive de la historia de un club, el Real Zaragoza, que siempre fue reconocido por su gran capacidad para descubrir talentos, adquirirlos a precio de ganga y después venderlos como estrellas con un margen económico importante.

En futuros posts de esta sección recordaremos algunos de los mejores jugadores que han pasado por Zaragoza en los últimos 15 años. Si te gustaría que dediquemos un post a algún jugador en concreto déjanos un comentario aquí abajo o a través de nuestra página de contacto.