Fran Sandaza: Cuando la cabeza no acompaña a los pies

Por desgracia, en el mundo del fútbol es habitual encontrar casos en los que prometedoras carreras se truncan o quedan en mucho menos de lo que apuntaban por falta de valores, disciplina, educación, inteligencia o un poco de todo.

Estos casos pueden convertirse en auténticas historias de humor cuando además, el futbolista tiene a su alcance redes sociales que son habitadas por auténticos genios a la hora de crear «memes», provocar reacciones, viralizar situaciones, etc.

Pues bien, hoy vengo a contar uno de tantos casos de este tipo: el de Fran Sandaza, delantero centro del Girona FC. Y te preguntarás: ¿Por qué este caso y no otros que involucren a jugadores más mediáticos?  Te pongo en contexto a continuación.

La última de Fran Sandaza

Durante el día de ayer se hizo viral en las redes sociales un video grabado desde dentro del autobús del Girona FC, equipo que se está jugando el ascenso directo a Primera División. La afición recibía al autobús del equipo a su llegada al estadio para darles ánimos y uno de los jugadores –no se ha reconocido oficialmente quien fue, pero se especula con que habría sido Fran Sandaza– soltó un desprecio hacia su afición que quedaba grabado perfectamente en el video subido por Aday Benitez a Instagram: “¡Hijos de puta! ¿Dónde habéis estado en invierno, perros?”

Hasta aquí todo normal dentro de la polémica por los insultos de un jugador hacia sus aficionados. Lo mejor de todo todavía estaba por venir. Anoche, un tuitero que aparentemente no tiene ningún tipo de relación con Fran Sandaza ni con el Girona FC, escribía un hilo en Twitter que se difundió rápidamente entre aficionados de toda España que usaron el “hastag” #SandazaPillado. A continuación dejo el tuit que inicia el hilo de @Hobiliswi, junto a una captura general del hilo para que aquel que no tenga perfil en la red social pueda disfrutarlos de igual manera.


Fran Sandaza

La reacción de @Alvy5y7 (perfil “fake” tras el que, presuntamente, se escondía el delantero del Girona) fue negar la evidencia, borrar tuits, desmarcar favoritos o “me gusta”, asegurar que tuitearía durante el próximo partido que jugara Fran Sandaza (algo de poca complicación ya que cualquier persona de confianza podría hacerle el favor) y, como broche final y ante la dimensión que estaba alcanzando su particular circo, puso su cuenta en modo privado.

La repercusión en Twitter ha llegado hasta tal punto que algunos tuiteros han seguido indagando y podrían haber llegado a encontrar otro perfil falso del delantero, de cuando militaba en las filas del Lugo.

Obviamente no se puede afirmar con total seguridad que se trate del jugador, puesto que no lo ha reconocido, pero las coincidencias explicadas por @Hobiliswi son bastante evidentes y lo que no se puede negar es que Fran Sandaza es habitual protagonista en este tipo de casos extradeportivos.

Protagonista en otros casos cargados de polémica

Si digo que Fran Sandaza no es novato en este tipo de situaciones sonrojantes, es porque en anteriores temporadas ya protagonizó situaciones dignas de recordar en días como hoy.

Su mayor conflicto lo protagonizó en su etapa en Escocia, donde fue expulsado de su club, el Glasgow Rangers, como consecuencia de una broma telefónica. Un aficionado del eterno rival, el Celtic de Glasgow, le llamó por teléfono haciéndose pasar por agente de jugadores y grabó la conversación que mantuvo con el delantero. En esta grabación, el jugador reconocía que jugaba en el club escocés únicamente por dinero y que se iría a cualquier club que le ofreciese un mayor salario.

Justo un año antes varios medios de comunicación se hicieron eco de que Fran Sandaza había sido pillado por la Policía conduciendo en dirección contraria y duplicando la tasa de alcoholemia permitida, lo que le habría supuesto la pérdida del permiso y una sanción económica.

Fran Sandaza

Veremos como afecta al Girona en su lucha por el ascenso a Primera División. Lo que está claro es que, de ser cierto que un jugador se cree un perfil falso para criticar a sus compañeros, entrenadores e insultar a su propia afición, puede tener graves consecuencias en su rendimiento y en el de todo el equipo.