Real Zaragoza, 75 años de gloria y 10 de vergüenza

Un cumpleaños para olvidar

Sábado 18 de marzo de 2017. Nuestro Real Zaragoza cumplía ayer 85 años de historia. 85 años desde que el Iberia SC – que cumpliría su centenario el próximo viernes, tal y como se encargó de recordar Ligallo anoche – y el Zaragoza Club Deportivo se fusionaban para comenzar una historia llena de gloria y honor.

Pese a estos últimos diez años plagados de vergüenza y miseria, la historia del Real Zaragoza se ha caracterizado por su brillantez.  Seguimos siendo el noveno club de España en cuanto a temporadas y puntos logrados en Primera División y nuestras vitrinas agrupan un palmarés envidiable plagado de gestas que forman parte de la historia del fútbol.

Como todo Zaragocista de corazón, mi mayor deseo sería enfocar este post en otra dirección y que la situación del club de mi vida invitara al optimismo y a pensar en volver a ser lo que fuimos en tiempos no tan lejanos.

Pero lejos de la gloria y los logros que han caracterizado a esta histórica entidad, la realidad que vivimos es otra muy diferente. Para celebrar este “cumpleaños”, ayer nos enfrentábamos al filial del Sevilla FC. Un hecho el de jugar contra filiales, al que, por difícil que resulte, nos hemos acostumbrado en estos últimos años en los que deambulamos por la Segunda División española.

¿Cuántas son las veces que te has preguntado, como zaragocista, si hemos tocado fondo? En mi caso no podría contarlas, pero lo que está claro es la respuesta a esta pregunta. No hemos tocado fondo y tampoco parece que esté a escasos metros.

Anoche un nuevo ridículo se sumó a la larga lista sin fin que comenzó a escribirse con la llegada del destructor A.I. hace ya diez años. Perder contra un filial de la manera en que se hizo ayer supera incluso ridículos como el esperpento de Palamós. En mi opinión, el ridículo mayor, pero siguiendo la dinámica a la que nos tiene acostumbrados este club, todo invita a sospechar que no tardará en llegar otro que lo supere.

Los máximos responsables se encuentran en el palco

Jugadores llamados a tirar del carro deambulan por el campo. Otros, que se hacen llamar entrenadores, parece que solo poseen el título expedido por la RFEF ya que de aptitudes van muy limitados.

Pero los verdaderos culpables no están sobre el césped, sino sentados en las cómodas butacas del palco, esbozando medias sonrisas que se clavan en lo más profundo de cada aficionado.

Hace unas semanas comenzaban a sucederse las protestas ante la situación que vive el equipo y todas iban en una misma dirección. Ligallo realizó un corteo hasta Eduardo Ibarra y se manifestó el descontento zaragocista en una concentración frente a la entrada del palco, a la que se sumaron Leyales, Colectivo, Avispero y otros grupos y zaragocistas. Además se realizó una “pañolada” acompañada de cánticos y silbidos en el minuto 32, acción que recuerda a tiempos no muy lejanos de los cuales mejor no escribir.

Sin embargo, estas acciones resultaron estériles al no sumarse la mayoría de la afición, que parece no reaccionar ante lo que se nos viene. Quizás fruto de la resignación, del cansancio o de la ignorancia.  Lo único que es seguro es que esta pasividad nos llevó a estar en la UCI con el innombrable A.I. y parece estar llevándonos de nuevo a una situación insalvable.

Luis Carlos Cuartero (Director General) y Francisco Checa (Secretario General), únicos supervivientes de la etapa de A.I., siguen desempeñando sus cargos como directivos sin que nadie conozca a ciencia cierta cuáles son sus funciones y son los principales objetivos de las protestas, precisamente por haber sido cómplices de la etapa más negra que ha vivido el zaragocismo.

Real Zaragoza

Iribarren, junto a Cuartero, es el principal encargado de la gestión deportiva. El resultado ya lo estamos sufriendo. Suyas han sido algunas de las peores decisiones que se han podido tomar en la etapa de la Fundación 2032.

Mientras, Lapetra hace su trabajo como marioneta del club, colocado al frente de la presidencia pero sin dar la cara al mismo tiempo. Riéndose partido tras partido del aficionado que de verdad sufre al Real Zaragoza, ya que de zaragocista tiene poco más que el apellido.

Real Zaragoza

Cómo máximos responsables de esta situación, es necesario que tomen decisiones y se vayan. Que se vayan y traigan a gente de fútbol, por que el Real Zaragoza no es una empresa más dentro de su cartera de acciones. El Real Zaragoza está constituido como Sociedad Anónima, pero funciona como un club de fútbol y ha de gestionarse como tal para que pueda volver a ser lo que fue.

Tampoco ayuda que prensa y medios de comunicación, salvo contadas excepciones, hablen de lo que les conviene en lugar de aprovechar su repercusión para adoptar una visión crítica, posición que les convierte en cómplices de la situación.

Siempre se le estará agradecido a la Fundación 2032 por el hecho de salvar el club cuando atravesaba su momento más crítico, pero esto no da derecho a la nefasta gestión deportiva que está sufriendo el aficionado desde su llegada. Se necesitan soluciones y se necesitan ya, o de lo contrario estamos abocados a una lenta y dolorosa defunción, sin llegar al centenario que una historia como la del Real Zaragoza merecería cumplir.

¿Qué te ocurre, Zaragoza? #SoluciónRealZaragozaYa

Foto de cabecera: Andrea Royo (VAVEL)