Savio Bortolini, el último gran extremo del Real Zaragoza

Conociendo a Savio Bortolini

Savio Bortolini fue un extremo brasileño de ascendencia italiana que tuvo una considerable trayectoria en España, donde pasó por diferentes equipos: Real Madrid, Real Zaragoza, Real Sociedad y Levante UD.

Savio llegó a un Real Zaragoza recién ascendido en la temporada 2003/2004, tras terminar contrato con el Real Madrid, donde jugó cinco temporadas y logró nada más y nada menos que tres Copas de Europa: la séptima, la octava y la novena.

Pese a su papel de protagonista en el once durante estos campeonatos en Madrid, los fichajes galácticos de Florentino (primero Luis Figo y después Zinedine Zidane) acabaron por cerrarle las puertas al habilidoso extremo, que marchó cedido a Burdeos para recalar, un año después, en Zaragoza.

En la capital aragonesa viviría una segunda juventud y continuaría su costumbre de ayudar con su fútbol a que sus equipos ganaran títulos. Pese a ser un Real Zaragoza recién ascendido, el talento de los refuerzos de aquella temporada 2003-2004 llevaron al equipo maño a tumbar a la “galaxia” de Florentino Pérez en Montjuic. Savio daría la asistencia del primer gol maño a Dani García Lara, con un preciso centro al segundo palo tras una de sus llegadas por banda hasta línea de fondo.

También contribuiría a ganar la Supercopa de España al Valencia campeón de Liga y UEFA y regaló tres años de un fútbol maravilloso a la afición de La Romareda.

Clase, velocidad y gol que enamoraron a la afición zaragocista.

Como jugador, pocos habrá que no conozcan a Savio Bortolini. Extremo clásico, de los de antes. De esos que no necesitan las bicicletas, ruletas o gambetas de las que tanto abusan alguna superestrella de hoy en día. Sólo necesitaba pegarse el balón al pié y esconderlo ante las desesperadas entradas del rival. Buscando siempre la banda, el desborde y el centro, pero con un añadido: iba sobrado de gol para ser extremo.

Haciendo uso de la clase que caracteriza a los jugadores zurdos cerrados como el brasileño, sorteaba rivales sin apenas esfuerzo y a menudo copaba las estadísticas de los jugadores que más faltas recibían. Precisamente esto le privaba de ofrecer un mayor rendimiento, ya que en ocasiones los rivales se empleaban con demasiada dureza y acababa lesionado o renqueante los partidos.

Savio Bortolini

Un equipo de escándalo

El extremo brasileño llegó al Real Zaragoza en el mismo mercado que jugadores de la talla de David Villa, Gabriel Milito, Leonardo Ponzio o Álvaro Maior. Jugadores que no necesitaron adaptación alguna a la categoría y aportaron un rendimiento inmediato a un equipo donde ya se encontraban el “hueso” Galleti, Cani y Juanele entre otros.

También coincidió, en el último de sus tres años, con los dos hermanos milito tras la llegada de Diego, Ewerthon, Sergio García, Alberto Zapater… En definitiva, un conjunto de jugadores que lo tenían todo para triunfar en el mundo del fútbol sin olvidar que para ello era indispensable la humildad, el trabajo y el compromiso con el equipo.

Despedida agridulce

Tras su tercera temporada en Zaragoza y tras la muerte de su padre, Savio se marchó a Brasil alegando problemas personales para que el club le liberara del año que le restaba de contrato. Sin embargo, acabaría volviendo meses después para formar parte de la plantilla de Real Sociedad y Levante.

Durante esta última temporada como blanquillo, el Real Zaragoza se clasificó para una nueva final de Copa del Rey, eliminando al Atlético de Madrid, FC Barcelona y Real Madrid para llegar a una final en la que, sorprendentemente, cayó ante el RCD Espanyol. La aportación de Savio a este brillante torneo de copa quedó relegada a un segundo plano debido a una lesión que sufrió en el tramo decisivo de este, pero que no le impediría despedirse de la que había sido su casa durante tres años.

Para nostálgicos: os dejo un breve vídeo con algunos de los mejores goles y jugadas de Savio Bortolini en su etapa como zaragocista, aunque solo aparecen una mínima parte de estas, ya que estos tres años dieron para mucho.